template cudf

Acto de valentía, acto de cobardía.

Sin duda es un tema del que muchos hablan, otros tantos conocen y más aún están quienes lo viven.

Hoy hablaremos de una problemática que ha existido ampliamente en nuestro mundo y que lamentablemente en los últimos años se ha extendido a la población más joven.

Quizá sea la necesidad de evadir problemas que no se quieren enfrentar; quizá sea una necesidad de sentir, saber o conocer; quizá sólo es la falta de ganas; o creencia religiosa.

Cada persona que ha intentado y cada persona que ha logrado despojarse de la vida tiene una motivación, y socialmente hemos hablado mucho de las personas que sufren alguna situación y que su falta de capacidad o habilidad para enfrentarla los llevan a cometer suicidio.

Pero es bueno mencionar también que hay quienes lo hacen por gusto, porque su naturaleza les urge el sentir este acto de ir perdiendo poco a poco la vida, algunos no llegan hasta el final y otros sí, el punto es sentir el placer de auto-despojarse de la vida.

En otros casos, como lo mencionaba antes, son cuestiones religiosas o políticas, al final es cosa de creencias, ejemplo de ello son los kamikazes que iniciaron como pilotos aviadores de Japón en la Segunda Guerra Mundial y ahora podemos identificar el mismo espíritu en los personajes que han sido llamados terroristas por muchos y que son inmolados (sacrificados) por un ideal.

Con esto no digo que sea correcto, sólo expongo que es su creencia la que los lleva a hacer lo que hacen.

En fin, el punto de este artículo es hablar un poco de lo que es el suicidio, que en resumen es un acto que como consecuencia trae la pérdida de la propia vida. Despojarse de la vida.

Las personas que cometen estos actos, en su mayoría son personas que no tienen la capacidad de resiliencia y tampoco cuentan con los recursos para hacerse de una red de apoyo para superar los hechos que le han llevado a este punto.

No siempre se trata de la incapacidad del entorno para intervenir, muchas de las veces, se trata de la incapacidad de la persona de expresar lo que está viviendo.

En el caso de los menores, sabemos que su capacidad de salir delante de estas situaciones depende completamente del entorno, esto es lo difícil, los menores no saben expresar del todo lo que están viviendo y sintiendo y es por ello por lo que es imprescindible que el entorno identifique las señales del inconsciente que tratan de alertar.

El acto suicida puede tener cualquier detonante por más mínimo que sea, y de él va a depender la modalidad de cómo se va a quitar la vida un individuo.

Puede ser un objeto de oportunidad, es decir, algo que no haya sido pensado y se encuentre a la mano, como navajas, cuchillos, aventarse a las vías del metro o tren, arrojarse en una autopista; puede ser algo más pensado con medicamentos o un arma (quienes tienen acceso a ellas), y sin duda, ahorcarse es un método que es planeado por completo.

El cómo para quienes se dedican a estudiar los perfiles de quienes se quitan la vida es un indicador muy importante pues es un reflejo de la personalidad de aquel que recurre a este acto de autoagresión.

Como ya lo dijimos, este acto es llevado a cabo después de que el sujeto es objeto de un acto que, en términos coloquiales “colma el vaso” y rompe la resistencia de éste. Puede ser un acto violento, puede ser un acto de extremo fanatismo y ambos los llevarán a vivir emociones extremas que los hagan culminar con su vida.

También existen enfermedades que son determinantes para que una persona decida despojarse de la vida como lo son el trastorno de bipolaridad, trastorno límite de la personalidad, etc.

El caso es que todos tenemos un sentido de pertenencia, y es importante que a quienes nos rodean los hagamos sentir parte de nuestra vida, como seres humanos debemos pertenecer a: una familia, un grupo de amigos, un equipo de trabajo, un grupo social, etc., si los problemas a los que nos enfrentamos en la vida nos impiden sentirnos pertenecientes a… y nos hacen sentir rechazados, será una fractura en la persona que se verá reflejada en este tipo de actos contra sí.

Éste sentido se cultiva desde la familia y se va fortaleciendo con los grupos escolares, de esto dependerá nuestra capacidad de relacionarnos en la sociedad, desarrollar nuestro sentido de pertenencia y crear redes suficientemente fuertes que nos permitan fortalecer nuestra capacidad de resiliencia y enfrentar los problemas que la vida nos tiene preparados.

En opinión de esta redacción estamos abandonando a quienes nos rodean y los estamos dejando a merced de la creciente violencia y esto está debilitando la capacidad de resiliencia de los individuos de nuestra sociedad, acto que nos llevará a acabar con la resiliencia de la sociedad en sí.

Acceso seminarios

Accede al Sistema de Titulación en Línea: http://e.cudf.edu.mx

Contacto

Para enviar más detalles, utiliza el formulario de contacto.